Autoridad del profesor en el aula

Autoridad del profesor en el aula

¡Buenas mi querido profesor/a inconformista!

Constantemente me preguntan cómo poder crear y mantener la autoridad en el aula. Aparentemente cada vez es más difícil controlar a los niños y adolescentes, vienen más revolucionados y más sobreestimulados. Además, el apoyo familiar brilla por su ausencia, salvando contadas excepciones. Por lo que, cada mañana te enfrentas a casi una treintena de personas con sus conflictos, emociones, intereses y sus normas de cada casa. 

Diferencia entre Autoritarismo y Autoridad

Lo primero que debes aprender es a diferenciar son estos dos conceptos. El autoritarismo proviene del miedo, de la fuerza, de la capacidad de decidir sobre el destino de la otra persona. Te lo otorga tu título de profesor, ya que con él puedes expulsar al niño, puedes aprobarle o suspéndele o incluso castigarle o premiarle. Un profesor autoritario es aquel que castiga sin previo aviso, que grita, que se impone, que pretende que los niños le obedezcan tan solo por ser profesor.

Por otro lado, la autoridad es moral, nace del respeto. Es decir, te la tiene que otorgar el alumnado. La autoridad se gana, se conquista. Se basa en la empatía, en tu relación con tu alumnado, en la clase de persona que le demuestras que eres cada día.

Con esto no quiero decir que la autoridad sea buena y el autoritarismo malo. Si es cierto que basar una relación en el miedo, tarde o temprano, pasará factura, por lo que no te recomiendo usar el autoritarismo… A no ser que sea como último recurso.

Yo jamás grito a mis niños y adolescentes, ¡y trabajo con grupos de 90 jóvenes! Mi relación con ellos se basa en la autoridad, en el respeto. Como nunca me oyen gritar, en el momento que levanto la voz… se quedan completamente parados. Solo lo utilizo cuando hay un peligro, cuando la situación es completamente insostenible o cuando quiero evitar que una discusión vaya a más, pero como nunca lo uso, no me falla.

Un verdadero profesor inconformista establece relaciones desde la autoridad y usa estratégicamente el autoritarismo. 

Los 3 secretos para crear autoridad

1. Permite que te conozcan.

No se puede respetar aquello que no se conoce.

Primero debes conocer aquello que quieres respetar y, tras respetarlo, entonces empezarás a amarlo. Es el único camino y no hay atajos.

Pretendemos que los niños y los adolescentes respeten el medio ambiente. Jamás podrán hacerlo si no lo conocen, si no tienen ninguna conexión con la naturaleza. "¿Por qué tengo que respetar aquello que no sé nada de ello?" No es una pregunta que busque una respuesta racional sino emocional.

Por eso, si quieres que tus alumnos te respeten, el primer paso es que te conozcan. Permite que sepan qué tipo de persona eres, cómo eres fuera del aula, cuáles son tus inquietudes, tus miedos, tus sueños y deseos… humanízate. La única forma de que ellos empaticen contigo es que conozcan tu contexto. No tienes porqué contarlo todo pero haz que tengan la sensación de que te conozcen. Como no estás acostumbrado, te dará miedo porque pensarás que si te perciben como vulnerable te atacarán, nada más lejos de la realidad. Cuando uno se permite ser auténtico, conectando con sus emociones y vulnerabilidad genera sensibilidad en las personas que le rodean. Depende de la edad de mi alumnado yo suelo contar que mi abuela tiene principio de alzheimer, que mi hermano tiene esquizofrenia o que hace unos años perdí a mi padre. Contar aquello que me humaniza hace que las personas conecten más conmigo, empaticen más con la persona que hay tras el formador y crea conexiones entre nosotros.

¡Sé valiente para ser tú mismo!

2. Normas claras.

Este punto es clave, antes de poner las normas al alumnado debes aclararte tú. Coge papel y boli y haz dos listados:

¿Qué pueden hacer mis alumnos en clase?

¿Qué NO pueden hacer mis alumnos en clase?

Cuando los tengas, ordena los ítems de mayor a menor importancia para ti. Es muy importante que diferencies qué normas para ti van a ser INQUEBRANTALBES y en cuáles vas a ser más flexible.

Esto es muy importante. Porque la autoridad se gana ante la coherencia. Cuando las tengas claras piensa además algunas consecuencias.

¿Qué pasaría si no cumplen una norma? ¿Qué pasaría si las cumplen todas? ¿Con qué les vas a premiar?

Cuando tengas respuestas concretas házselas saber a ellos. Cuéntales cuáles son las normas y qué pasará sino las cumplen o si las cumplen todas. De esta formas no castigarás a nadie sino que simplemente llevarás a cabo aquellas consecuencias que ya sabían que iban a pasar. No improvises, solo cumple tu palabras. 

3. Tu palabra es ley. 

Esto me lleva al tercer super secreto. TU PALABRA ES LEY. Si quieres ganar la autoridad de tu alumnado es muy importante que cumplas lo que adviertes y lo que prometes. Una vez hayas puesto las normas, prepárate para la CRISIS. Así es, lo normal es que alguien pruebe a desafiar tu advertencia y eso es… ¡Bueno!

Así como lo oyes, ¿Por qué? Porque si alguien te desafía y tú cumples lo que advertiste, sin perder la calma, acabarás de ganar toda la autoridad del aula.

Así de sencillo y así de claro.

Por lo tanto, quiero compartir contigo uno de mis mejores trucos para ganar autoridad, yo me comprometo a muchas pequeñas cosas si ellos hacen algo que les pido. Cuando lo consiguen yo SIEMPRE cumplo mi palabra. De la misma manera que les advierto muchas veces de las consecuencias que van a pasar si no hacen lo que yo les pido, aún sabiendo que no lo van a hacer, ¿Para qué? Para poder demostrarles que yo SIEMPRE cumplo mi palabra, en lo “bueno” y en lo “malo”.

Mis alumnos lo tienen claro, al igual que un buen Samuari, para mí no hay diferencia entre decir y hacer, no me hace falta prometer.

Si aplicas estos consejos, notarás enseguida la diferencia. Manténte firme, consistente y, en seguida, sentirás cómo mejora tu relación con tu alumnado, el clima del aula, tu motivación y los resultados académicos de ellos. 

Como siempre digo, no te creas nada de lo que aquí comparto contigo. Compruébalo con tu propia experiencia.
Comparte este artículo con todo profesor o profesora inconformista que creas que le puede venir bien o aquel profesor o profesora cenútrio que debería leerlo.

Eso sí, si quieres recibir en tu correo, nuestras Píldoras Transformativas para Profesorado Inconformista no dudes en apuntaste a nuestra Newsletter. Te prometo que jamás te enviaré SPAM. 

Gracias por ser inconformista.

¡Apúntate para recibir nuestras píldoras Trans-formativas!

Las mejores herramientas educativas y las últimas noticias de Pon Solución.