Cómo motivar al alumnado

¡Buenas mi querido profesor/a inconformista!

Sabes de sobra que los alumnos están tremendamente desmotivados. Pero, seamos sinceros, ¿Cómo no lo van a estar? Estamos en un sistema educativo completamente anticuado, que para nada refleja las necesidades de la sociedad que hay tras las paredes de los centros. ¿Acaso estudiar, a día de hoy, te garantiza un trabajo? ¿Te enseña a ganar dinero? o, para no ser tan materialista, ¿Te enseña a ser feliz? Obviamente, no. Al menos en la gran mayoría de las escuelas, institutos y universidades.

¿De quién la culpa? De nadie, ¿y la responsabilidad? De todos. La situación no es fácil pero no hay que darlo todo por pedido. Mientras el sistema se actualiza al profesorado nos quedan unas cuantas herramientas que podemos aplicar para poder motivar al alumnado a estudiar, a aprender y a asistir a clase. Eso sí, empecemos por lo que NO funciona.

Estoy harto de escuchar que los niños y jóvenes “tienen que” “deben de” estudiar. Que es su obligación, así como la de los adultos lo es ir a trabajar. ¿En serio? No seamos hipócritas, ¿Cuántos adultos irían a trabajar si no les pagaran? Ojalá la sociedad se organizara para que toda persona se dedicara a su pasión, pero mucho me temo que no es así. ¿Seguirías trabajando en lo que trabajas, dedicándole las horas y los días que le dedicas, a pesar de que no cobraras? Las respuesta es obvia. A veces me pregunto, cuánta gente trabaja para vivir y cuánta gente vive para trabajar. No según sus palabras sino según sus actos.

Aún no estando de acuerdo conmigo, aún que sea estratégicamente pregúntate, ¿desde cuándo te motiva hacer algo si te obligan a ello? Nunca. Pues lo mismo pasa con ellos. Nunca conseguirás que quieran ir al colegio, y menos al instituto, o estudiar desde la obligación. Debes conseguir que quieran hacerlo por voluntad propia, si no… te auguro una tremenda frustración y constantes discusiones. ¿Acaso no es así?

¿Cómo coño se puede lograr eso?

¡Vamos allá!

1. Ayúdales a encontrar su MOTIV-ACCIÓN. El motivo que te lleva a la acción. La clave es que descubran su para qué. ¿Para qué ir a la escuela? ¿Para qué estudiar? ¿Para qué hacer los deberes? Si no tienen un para qué, te puedo garantizar que costará muchísimo moverlos. No vale que se mientan, debe ser un para qué que les estimule. ¿y si no lo saben? ¡Pues ya tenemos un buen objetivo! Ayudarles a encontrarlo. Te puedo garantizar que sin un para qué, tarde o temprano se dejarán los estudios.

2. Lo segundo es que tú sepas el para qué explicas lo que explicas. Si tú no sabes para qué haces lo que haces, ¿Cómo esperas que los demás lo sepan? ¿Para qué sirve? ¿Para qué te ha servido a ti? ¿Cómo lo pueden usar? Por un lado, tú sentirás que todo lo que haces tiene mucho más sentido. Por otro, se lo puedes transmitir a ello y, aunque no lo entiendan, lo compartan o lo aprecien, su inconsciente se quedará tranquilo. Cuando tienes una respuesta, ya no puedes fingir que no lo sabes, si quieres te autoengañas, pero las excusas se terminan.

3. Hay muchas otras estrategias prácticas para motivar el alumnado, pero hoy quiero darte una que es la clave del éxito de nuestras formaciones. La VARIEDAD. ¿Cada cuánto cambias de metodología en cada clase? La atención no se puede mantener más de 20 minutos seguidos, por lo tanto… Sí o sí debe haber un cambio de percepción de la formación o el aburrimiento empezará a gobernar al alumnado. No te compliques la vida, hay decenas de metodologías desde explicar, mandar ejercicios, poner videos o canciones hasta cambiar la estructura del aula, quitar la sillas o hacer actividades en el suelo. Como siempre digo, no sé que si con PonSo Academy aprenderás, pero aburrirte… ¡Imposible!

4. Sé imprevisible. Cuánto te motiva ver la misma película dos veces… ¡Solo si sabes que es muy interesante! Lo mismo pasa con las clases. Aunque el contenido sea diferente, si la estructura es la misma… la desmotivación está casi garantizada. La monotonía mata toda motivación. Ahora bien, si consigues tu alumnado se pregunte: ¿Qué me esperará en su clase hoy? ¿A ver con qué nos sorprende? Te puedo garantizar que subirá la expectativa y, por lo tanto, será mucho más fácil mantener alta la motivación.

Como siempre digo, no te creas nada de lo que aquí comparto contigo. Compruébalo con tu propia experiencia. Comparte este artículo con todo profesor o profesora inconformista que creas que le puede venir bien o aquel profesor o profesora cenútrio que debería leerlo. Eso sí, si quieres recibir en tu correo, nuestras Píldoras Transformativas para Profesorado Inconformista no dudes en apuntaste a nuestra Newsletter. Te prometo que jamás te enviaré SPAM.

Gracias por ser inconformista.

¡Apúntate para recibir nuestras píldoras Trans-formativas!

Las mejores herramientas educativas y las últimas noticias de Pon Solución.