Crea cohesión de grupo

¿Cómo lograr que tu clase esté unida?

¡Buenas mi querido profesor/a inconformista! 

Cada vez tenemos más alumnos y alumnas en clase pero no parecen ni un grupo ni un equipo.  Cada uno va a su bola, preocupándose por su ombligo y coexistiendo con los demás. Cuando un alumno hace algo que a otro no le guste se enfada y se lo echa en cara. Cuando no entiende porqué hace lo que hace lo etiqueta de rarito como poco. Todos hablando de sí mismos, sin escuchar realmente al que tienen al lado. Todos preocupados por sus necesidades sin tener en cuenta que el otro también tiene las suyas. 

Mientras tanto el profesor o profesora, si es Inconformista, hace lo que puede para que los alumnos se apoyen los unos con los otros. Si es Cenútrio, preocupado porque no puede impartir materia ya que si le dedica tiempo a la convivencia no llegará a dar todo el curriculum… 

Si eres de los segundos… Este artículo, ¡Incluso este blog!, no es para ti. Ahora bien, si te interesa cómo crear una gran cohesión de grupo, estás en el lugar indicado. Voy a darte las cuatro claves imprescindibles para lograrlo. 

Clave 0 - El TIEMPO es imprescindible.

Es imposible que crear una buena cohesión de grupo si no le dedicas tiempo a ello. Esto es como una planta, por muy bueno que sea el abono que tú le pongas que si no la riegas no crecerá. El abono es el contenido curricular, el agua es el bienestar emocional. Nadie quiere aprender NADA si tiene problemas. Un grupo cohesionado, con un buen clima de aula, con herramientas para la prevención y la gestión de conflicto… es garantía de un alto nivel académico. En otro orden no funciona. Por lo tanto, reparte el tiempo en base a qué es prioritario. 

Clave 1 - Generemos empatía.

Nosotros por empatía entendemos ENTENDER lo que ha hecho, lo que siente, lo que piensa… teniendo en cuenta su contexto, sus valores, sus experiencias, sus creencias, etc. Entender que NO compartir. Puedo entenderte aunque no esté de acuerdo contigo. Llevado a un nivel superior, empatía es ser consciente que si YO hubiera sido TÚ hubiera hecho lo mismo, porque hubiera vivido TODO exactamente como tú lo viviste.  

Por lo tanto para generar empatía hace falta que crees espacios para que se conozcan entre ellos. Espacios donde se hable no solo de los hobbies y las preferencias, sino también de las vulnerabilidades. De qué te da miedo, qué has perdido en tu vida y qué aprendiste de ello, cuál eso tu sueño, qué se te da bien y qué no se te da bien, qué te entristece, te alegra o te hace enfadar… Si yo no te conozco, no me interesas y, si no me interesas, no te voy a respetar. 

Clave 2 - La Confianza es el motor de la cohesión.

Para que haya cohesión de grupo es imprescindible que haya confianza. Para ello, hay crear actividades en las que el grupo deba confiar los unos en los otros. Desde el clásico, tírate de espaldas que yo te cojo, hasta tener que cooperar para conseguir tocar el techo sin usar el mobiliario. Hay decenas de juegos de trabajo cooperativo que sirven para esto. Eso sí, un consejo infalible, si hay contacto físico mejor. El contacto físico genera oxitocina, por lo que, inevitablemente, empiezas a coger cariño aquello con lo que estás en contacto. 

Clave 3 - Reconocimiento y sentido de utilidad.

Cada persona del grupo debe sentirse útil para el grupo. Pregúntale al cada alumno ¿Tú qué aportas al grupo? Ojalá sea consciente pero en el mejor de los casos me encuentro un “no lo sé” cada vez que lo pregunto. Lo más habitual es que me digan que no aportan nada o que lo que aportan no es positivo. ¿Cómo va a tener este niño una autoestima alta y relacionarse con el grupo como una igual? Es imposible que si no le ayudamos a que encuentre su sentido de utilidad. 
Para ello es clave que todo el mundo se haga esta pregunta: ¿Yo qué puedo aportar a los demás? En base a ello, organizar juegos, asambleas, dinámicas de gratitud, etc. Es tan importante que yo le encuentre sentido a lo que hago como que el resto del grupo me reconozca. Dime que no sería precioso, que cada viernes, antes de irse de fin de semana hiciéramos una rueda de gratitud. Donde entre todos les damos las gracias a cada compañero por algo que ha hecho durante la semana, ¡Algo preciso! No me vale eso de… “Gracias por ser un buen amigo” Eso es un refuerzo de mierda. Algo por lo que la persona tenga mérito. Pruébalo y ya me cuentas las mejoras que notas. 

Clave 4 - Sé ejemplo.

Por último, y más importante. Sé el ejemplo que quieres ver en ellos. No puedes esperar que se genere empatía en tu aula si tú no les demuestras que empatizas con ellos. No puedes esperar que haya confianza si tú no muestras tus vulnerabilidades, si no muestras que confías en ellos. No puedes hacer que se sientan útiles si tú no tienes claro para qué haces lo que haces. Así de simple. Por muchas actividades que hagas si tú no eres la persona que quieres ver en los demás, no cuentes con el que cambio se vaya a dar. 



Como siempre digo, no te creas nada de lo que aquí comparto contigo. Compruébalo con tu propia experiencia. 
Comparte este artículo con todo profesor o profesora inconformista que creas que le puede venir bien o aquel profesor o profesora cenútrio que debería leerlo. 

Eso sí, si quieres recibir en tu correo, nuestras Píldoras Transformativas para Profesorado Inconformista no dudes en apuntaste a nuestra Newsletter. Te prometo que jamás te enviaré SPAM. 

¡Apúntate para recibir nuestras píldoras Trans-formativas!

Las mejores herramientas educativas y las últimas noticias de Pon Solución.